Cuando usted sufre de dolor en las articulaciones o los músculos, es importante trabajar en mantenerse con la mayor flexibilidad posible. Cuanto más flexible sea, será menos probable que se lesione. Una de las mejores maneras de mejorar su flexibilidad es mediante estiramientos antes de estar activo.

Sin embargo, es necesario calentar los músculos antes de estirarse. Si primero se estira, usted podría lesionarse si empuja sus articulaciones demasiado lejos. Dedique unos minutos en una actividad ligera antes de estirarse. Puede ser tan simple como una caminata a paso ligero o hacer calistenia básica.

Si ha estado viendo a un quiropráctico, él o ella puede ser capaz de recomendarle algunos estiramientos, si no, puede utilizar algunas de estas técnicas básicas. Existen dos formas básicas de estiramiento, la estática y la dinámica.

Estiramientos estáticos vs. estiramientos dinámicos

Los estiramientos estáticos implican mantener una posición durante un cierto periodo de tiempo para relajar los músculos. Esto tiende a ser lo que la mayoría de las personas imaginan cuando piensan en estiramientos. Sin embargo, los estiramientos dinámicos son importantes también. Con ellos usted mueve partes de su cuerpo para trabajar en su flexibilidad.

Muchos de los estiramientos más eficaces para el dolor de espalda se pueden hacer en casa. Por ejemplo, acostándose boca arriba con las rodillas flexionadas, tome una rodilla con ambas manos y tire de ella hacia el pecho, mantenga esta posición durante 30 segundos y luego baje la rodilla a la postura inicial. Repita con la otra rodilla. También puede hacer ambas rodillas al mismo tiempo.

Un estiramiento similar se inicia en la misma posición que el anterior. Sin embargo, en lugar de levantar la rodilla hacia el pecho, mueva las dos piernas a un lado para que sus rodillas estén tan cerca del suelo como sea posible. Mantenga esta posición durante 10 segundos, y luego mueva las piernas hacia el otro lado.

Otro estiramiento común recomendado por muchos quiroprácticos proviene del yoga, donde se le conoce como la “postura del gato”. Acuéstese en el suelo sobre sus manos y rodillas, con las manos colocadas debajo de los hombros. En primer lugar, deje caer el abdomen hacia el suelo, a continuación, invierta este movimiento arqueando la espalda. Repita este ciclo de tres a cinco veces.

Si practica más estiramientos dinámicos estos pueden ser buenos también para el dolor muscular. Trate de hacer ejercicios apoyándose en sus manos (handwalks) para estirar los hombros y los músculos abdominales. Póngase de pie y baje lentamente las manos hacia el suelo. Avance con las manos delante de usted hasta que esté tan abajo como pueda. Luego lleve las manos hacia atrás a la posición inicial.

Un estiramiento final que puede ayudar a los músculos de su espalda se conoce como el “escorpión”. Acuéstese boca abajo y estire los brazos hacia los lados. Primero, mueva lentamente el pie derecho hacia su brazo izquierdo, a continuación, mueva el pie izquierdo hacia su brazo derecho. Asegúrese de moverse de una manera lenta y controlada.

Cuando usted está sufriendo de dolor muscular o en las articulaciones, es una buena idea hacer estiramientos tanto en la mañana como en la tarde. Al incorporar estos ejercicios en su rutina diaria puede evitar muchas lesiones comunes.

Si necesita más instrucciones acerca de estiramientos, por favor, llámenos para programar una cita con nuestro uno de doctores en Quiropráctica.