Estenosis espinal

La estenosis espinal es provocada por el estrechamiento del canal espinal. Este estrechamiento puede ser causado por problemas mecánicos o por anomalías en la columna vertebral envejecida. Puede o no puede resultar en dolor lumbar, cojera y falta de sensibilidad en las piernas. La estenosis es a menudo una condición degenerativa. Puede existir durante años sin causar dolor o molestias, pero una caída o un accidente pueden desencadenar un dolor estenótico característico. La estenosis puede ser causada por numerosos factores, como ligamentos engrosados, expansión de infecciones, abscesos, una anomalía congénita o de desarrollo, cambios degenerativos, fracturas vertebrales o dislocaciones, o un tumor de médula espinal.

Otras condiciones, como una hernia de disco, pueden imitar la estenosis. Mientras que los discos herniados suelen causar espasmos musculares rápidos y agudos, el malestar causado por la estenosis se desarrolla gradualmente. Otras afecciones que pueden confundirse con la estenosis incluyen la claudicación vascular, enfermedad vascular periférica y aneurismas aórticos abdominales. La claudicación -un dolor provocado por caminar- causado por la enfermedad vascular ocurre más a menudo después de caminar una distancia fija. Los pacientes con estenosis espinal, sin embargo, pueden caminar diferentes distancias antes de que los síntomas aparezcan. Actividades como andar en bicicleta y caminar por una colina pueden causar dolor en pacientes con claudicación vascular, pero no en aquellos con estenosis. Mientras que estar de pie empeora el dolor para los pacientes estenóticos, el dolor se alivia para aquellos con claudicación vascular.

¿Cómo se trata la estenosis?

Hay tres enfoques de tratamiento básicos para la estenosis espinal:

  • El enfoque médico conservador, que con frecuencia implica reposo en cama, incluye analgésicos, aplicación de calor local y relajantes musculares.

  • El enfoque conservador quiropráctico incluye la manipulación, el ejercicio y las técnicas de autocuidado.

  • Cirugía

El tratamiento adecuado se establece encontrando el origen de la estenosis. Aunque los medicamentos pueden proporcionar alivio del dolor, los que son lo suficientemente poderosos para amortiguar el dolor también pueden agravar el ya comprometido sentido del equilibrio. Cuando el paciente pierde el control del intestino o de la vejiga, sufre de dolor intolerable en la pierna y claudicación, y además sufre de pérdida progresiva de la función o de tumores en la médula espinal, la cirugía es la primera y única opción. El procedimiento quirúrgico estándar de la estenosis implica generalmente abrir el canal espinal y descomprimir los elementos neurales eliminando las estructuras óseas que contribuyen al estrechamiento del canal. Aunque muchos pacientes lo pasan bastante bien después de la cirugía, es probable que los síntomas regresen después de un período de tiempo. Estudios recientes muestran que aunque después de la cirugía de estenosis el paciente tenga buenos resultados hasta por un período de dos años, a largo plazo, los resultados son muy similares entre la cirugía y el cuidado conservador. Algunas cirugías tienen que repetirse años más tarde. Muchas están lejos de ser plenamente satisfactorias. Una cirugía es un procedimiento complicado que cambia irreversiblemente la estructura de la espalda.

No obstante, en muchos casos leves y moderados de estenosis, la atención conservadora no invasiva, como la quiropráctica, puede ayudar a disminuir el dolor y la incomodidad, mantener la movilidad articular y permitir al paciente mantener un estilo de vida razonable, al menos durante algún tiempo. Los ejercicios en el hogar son una parte importante del programa del tratamiento conservador. Se recomienda hacer ejercicio cuatro o cinco veces a la semana con actividades físicas como andar en bicicleta o acostarse de lado y agarrar las rodillas con los brazos, enfocándose en flexionar la columna vertebral en una posición hacia adelante –un ejercicio que estira y fortalece la espalda baja y los músculos del estómago y mejora la fuerza muscular. Se ha encontrado que los ejercicios diseñados para movilizar los nervios involucrados son particularmente útiles.

Por último, la estenosis es una condición crónica que no puede ser “curada”, pero a menudo puede mejorarse y la mejora puede mantenerse a largo plazo. Los pacientes pueden trabajar con un proveedor de atención médica, como un médico quiropráctico, para reducir los síntomas y mejorar su calidad de vida

Dirección

Gobernador José Guadalupe Covarrubias 78, San Miguel Chapultepec Mexico DF

Contacto

Reservar una cita

Horarios de atención

Lunes a Viernes
9am a 1pm
3pm a 8pm

Dirección

Gobernador José Guadalupe Covarrubias 78, San Miguel Chapultepec Mexico DF

Horarios de atención

Lunes a Viernes
9am a 1pm
3pm a 8pm